Jaime Pallo Espinoza
Jaime Pallo Espinoza
Anterior Siguiente

Un pequeño ser humano.

No era el mejor momento para hacerlo. Sin embargo, le fue imposible evitar que tantos recuerdos inundaran su cabeza. ¿Cómo podía olvidar su primera mascota? Aquel perrito negrito y enano con el cual jugaba en los charcos de agua lluvia. Le acompañó con sus patitas negras muchas tardes de su infancia y se despidió cuando entre […]

Continuar leyendo...


La sociedad idiota IV: Por la única razón.

  Desde que tengo memoria, la educación en este país, y quizá en gran parte del mundo tiene una característica. Es pésima. Se podría preguntar a cualquier adolescente de secundaria ¿para qué sirven las matemáticas? o si considera que la cátedra de literatura tendrá alguna utilidad en el futuro, o cualquier otro cuestionamiento sobre la […]

Continuar leyendo...


Déjame

¡Te ví! Con ojos de capulí bonito, con labios rojos magma de algún infierno, y esas curvas que me llevan al abismo. Yo solo te dije: déjame… Déjame beber el opio de tus labios rojos, déjame quitar el frio de tu piel blanca nieve, déjame darte una caricia y sentir tu cuerpo estremecerse. Pero no… […]

Continuar leyendo...


La sociedad idiota III: ¡No quiero ser idiota solo!

A nadie le gusta estar solo, y mucho menos a los idiotas. Estos prefieren estar en colectivos. Sin embargo, tienen una ventaja, si no encuentran un idiota por ahí para hacerles compañía pueden convertir a cualquiera del montón. Y no solo lo digo basado en experiencia empírica, existen estudios que lo han demostrado. Los adolescentes […]

Continuar leyendo...


La sociedad idiota II: ¡No, él idiota eres tú!

El anti-intelectualismo ha sido un tema que ha serpenteado constantemente a través de nuestra vida política y cultural, alimentado por la falsa noción de que democracia significa “mi ignorancia es tan buena como tus conocimientos”. Isaac Asimov En el año 1995, en la ciudad de Pittsburgh, McArthur Wheeler decidió robar un banco a plena luz […]

Continuar leyendo...


La sociedad idiota I

Actualmente la sociedad se encuentra fragmentada en múltiples colectivos heterogéneos, con características propias, que les permiten tener un nicho dentro de la enredada dinámica social. Sin embargo, sin importar estas diferencias todas las personas tenemos una característica en común: somos idiotas. Ser idiota no representa un problema como tal, pues hemos cargado a cuestas con […]

Continuar leyendo...


Hogar

“Hogar”, no tenía la más mínima idea de lo que significaba, sin embargo, cuando escuchaba esa palabra le venía a la mente la imagen de una casa. Una casita más bien; una como las que se dibujan en el kínder,  hecha a mano alzada y con el techito rojo. Entonces recordó las diferentes casas en […]

Continuar leyendo...


EL MI(NI)STERIO DE SALUD

El otro día me puse a buscar a “Salud”. Llegué a la conclusión de que podría estar debajo de una roca, quizá a la sombra de unas acacias, o tal vez agarrada de la cola de una exótica mariposa; sí, ahí debe encontrarse Salud, porque es más que seguro que en los dispensarios, centros, u […]

Continuar leyendo...


Mi bala en la acera

Llegó Mikaela a la Plaza de la Independencia temprano, justo como Fausto le había indicado. El “Esneik” debería llegar a las 10, si la información era correcta y estaba dispuesta a no perder esta oportunidad.  Se sentó en una de las bancas, junto a un anciano, para no levantar sospechas. -¡Diez y treinta y nada!, […]

Continuar leyendo...



Anterior Siguiente

keyboard_arrow_up