La casa de la playa

Por: Carolina Encalada

Por: Carolina Encalada Este era un sueño más de mi padre que mío. Cuando la viudez lo había dejado sin esperanzas me dijo que vendería todo en la ciudad y se compraría una casa en la playa o en el campo (aún no lo tenía decidido), y que yo podría pasar ahí largas temporadas dedicándome […]

Continuar leyendo...


La Mujer de la Foto

    Autor: Marcelo Hernández Silva ~ @jmhers Era un hombre de esos que vestían con camisa a cuadros y zapatos casuales.  Acomodado en el vaivén de la monotonía, no anhelaba mucho más de lo que tenía. Atesoraba la comodidad de su vida anónima y apacible; se deleitaba en el no ambicionar demasiado, así era él. Recorriendo […]

Continuar leyendo...


El artista frustrado

Autor: Marcelo Hernández Silva ~ @jmhers La hoja de papel estaba sobre la mesa. Una multitud de retazos, con apuntes garabateados estaban a su alrededor cubiertos por una fina capa de polvo. Los platos estaban sucios en el fregadero, la plomería del baño repiqueteaba quejumbrosamente, el ruido de la calle trataba de colarse por la ventana, y […]

Continuar leyendo...


¿Si o No en la Consulta Popular?

Autor: John Jairo Ojeda Chamba  @johnziitof Primero, he de confesar que fui uno de los millones de ecuatorianos que no votó a favor del actual presidente, Lenin Moreno. Soy también, uno de tantos que observa con sorpresa la incertidumbre del rumbo político que está tomando el nuevo mandatario. El 24 de mayo de 2017, fecha […]

Continuar leyendo...


... blanco... Parte II

Autor: Carlos Puga Veo mi aliento condensarse en menos de un segundo, no parece convertirse en simple neblina, hace tanto frío que puedo verlo cristalizarse y caer como nieve. He llorado un poco y las gotas se congelan en mis ojos, el hielo está quemando mi retina. No sé qué es peor: si el dolor […]

Continuar leyendo...


... blanco...

Autor: Carlos Puga El blanco nunca fue mi color favorito, lo que hace aún más insoportable mi obligada estadía, mi obligada soledad. Sargento Rusel, señor Frank en mi familia, Frankie para mis amigos. A los nueve años en mi patio trasero casi me reviento los pies simulando un cohete con petardos y un tanque de […]

Continuar leyendo...



Anterior Siguiente

keyboard_arrow_up